Representantes en Ecuador

Representantes en Ecuador

Kihon

Kihon

Es la práctica de las técnicas fundamentales: bloqueos, puñetazos, posicionamientos y patadas. Estas técnicas son el principio y el fin del Karate -- el karateka (estudiante y practicante de Karate) debe aprenderlas en cosa de meses. Por lo tanto, las técnicas básicas deben ser practicadas regularmente y aplicadas con la máxima concentración y esfuerzo posibles.

    De acuerdo con el sensei Masatoshi Nakayama, el karateka debe practicar Kihon teniendo en cuenta:

    Forma: El equilibrio y la estabilidad son necesarios para las técnicas básicas. Dando una patada -- donde sólo una pierna aguanta el peso de todo el cuerpo -- es un ejemplo de técnica donde es importante el sentido del equilibrio del karateka.
Los movimientos del Karate implican el cambio constante del centro de gravedad corporal, lo cual exige un buen equilibrio y un buen control del cuerpo. Además, el karateka requiere posiciones, y posturas estables para dar un máximo impacto en un golpe o para resistir el máximo impacto de un golpe.

   Fuerza y velocidad: El Karate carece de sentido sin el kime: la habilidad de concentrar toda la fuerza de ataque (o de bloqueo) en un punto. Por eso una persona con una gran fuerza muscular no sobresale en Karate si dicha persona nunca aprende a usarla para conseguir el mayor efecto. El karateka que sobresale es el que maximiza su fuerza muscular atraves del kime. Además el poder del karateka esta directamente relacionado con la velocidad de sus técnicas. No obstante, la velocidad es inefectiva sin control.

    Concentración y relajación de la fuerza: El karateka no es capaz de generar la máxima fuerza si sus puñetazos sólo cuentan con la fuerza de los músculos del brazo, o si sus patadas solo cuentan con la fuerza de la pierna. El mayor nivel de potencia viene de concentrar toda la fuerza del karateka, de todas las partes del cuerpo, en el objetivo. Ademas el karateka debe generar fuerza eficientemente, usándola donde y cuando ésta se necesita. La máxima fuerza sólo es requerida en el punto de impacto. Hasta entonces, el karateka debe permanecer relajado y evitar generar fuerza innecesaria. Tensando la parte del cuerpo equivocada o tensandola en el momento equivocado, el karateka sólo consigue perder fuerza en su ataque o bloqueo. Mientras el estudiante de Karate esté relajado, estará mentalmente más alerta.

    Fortalecer la musculatura: El karateka no sólo debe comprender los principios del kihon, él ha de realizarlo con unos músculos fuertes y elásticos. Los músculos fuertes requieren un entrenamiento serio y constante. Es por ello que el karateka debe conocer que músculos usa en sus técnicas: unos músculos bien entrenados dan lugar a un Karate fuerte y efectivo.