Representantes en Ecuador

Representantes en Ecuador

Katas

Danza de honor



Con la indiscutible relación a lo largo de todo su desarrollo entre el karate (con sus diferentes nombres en su evolución) y el Budismo y Shintoísmo, bien podríamos pensar en los katas de karate como en una especie de danzas en honor de los dioses, pues éstas son habituales en estas religiones junto con ritos purificantes, meditaciones, regeneración...
que lleven al contacto espiritual, al contacto entre Cielo y Tierra. En este sentido es interesante mencionar y observar las primeras fases del kata de karate Naifanchi (Tekki), en las que se realiza un círculo con las manos y tras el que se mira lentamente a un lado y otro antes de iniciar las técnicas. Esto es, para los grandes maestros, una forma de tomar contacto con la naturaleza, conseguir equilibrio con ella y sentir la Unificación del Universo: Shinto puro. La mirada a ambos lados, "Enzan No Metsuke" es la manera de "ver todas las cosas" (aunque signifique "ver las lejanas montañas"), cuyo objetivo es el mismo: contacto con la Naturaleza. Otras partes del karate se han basado desde siempre en la naturaleza, incluso dentro de la parte física de sus técnicas. Así, técnicas como Kakuto, Koken, Tsuruashi, y muchas formas de desplazamiento y equilibrios se basan en los movimientos de los animales. Todo el kata se debe enfocar en contacto con la naturaleza.

El que el karate es un "camino" como cualquier otro, para el objetivo mencionado ya en repetidas veces en este artículo, podemos observarlo quizá con más claridad en el "Tai Chi", arte practicado hoy, por casi toda China, y por el que pasó el karate en una de sus fases evolutivas. En él los movimientos, aún siendo técnicas aparentemente de lucha, son realizados lentamente y buscando en el equilibrio, físico y mental, su único objetivo. es una especie de Yoga chino en movimiento. Es obvio que esos lentos movimientos no tienen como principal objetivo a la lucha física.