Representantes en Ecuador

Representantes en Ecuador

Meditación

MEDITACIÓN Y ENERGÍA INTERNA.


El desarrollo interno y espiritual da además como resultado una energía interior que, después, como la principal cualidad desarrollada por el karate, podrá aplicarse a muchas facetas de la vida. Los monjes y grandes maestros de karate, ayudan al ensanchamiento de esa energía interna con algunas prácticas especiales además de la meditación. Una de ellas es; por ejemplo, la caída del agua de torrentes para predisponer el sistema nervioso al desarrollo de la energía interna. Otras prácticas consisten en la utilización de Mudras, o especiales posiciones de los dedos de las manos, que actúan así de manera particular en la circulación y aprovechamiento de la energía interna. La respiración, como es lógico, juega también un especial papel para que el sistema nervioso extienda su energía. Los "Mantras", o sonidos que al ser pronunciados susurradamente producen unas determinadas vibraciones sobre el sistema nervioso, al tiempo que ayudan a la concentración durante la meditación, es otro de los medios que, complementado con los demás, hará a lo largo de mucho tiempo de práctica, que la energía interna se acreciente.


El estado que proporciona la meditación y el karate, de equilibrio mental, hará que la persona, feliz, adquiera una adecuada personalidad, humildad, bondad,... y no caiga en lo que un gran maestro del Budo llamaba los "males del Budo", arrogancia, exceso de confianza, menosprecio, maldad, cólera,... con lo que la sociedad, como decía antes, saldrá ganando. La paz y armonía de mente y espíritu también proporcionará que, ante cualquier estímulo o situación, reaccionemos y decidamos la respuesta más adecuada instantáneamente. esto es lo que se conoce con el nombre de "Fudochi", o mente libre y vacía de todo pensamiento. El Maestro Shijeru Egami, de shotokai, acostumbraba a decir que se debía practicar karate para llegar al "Mushin", o estado de No Mente, con lo que, al igual que los adelantados monjes, se adquiriría una armonía con la naturaleza que llevaría al "Hai Ho" o placer.