Representantes en Ecuador

Representantes en Ecuador

Apoyo en el esgrima

Esgrima en silla de ruedas

Ludwig Guttmann, en 1953, introdujo la modalidad adaptada a personas en silla de ruedas en el hospital de Stoke Mandeville, en Inglaterra. Siete años más tarde, el deporte hace su debut paraolímpico. Desde la primera edición de los Juegos, en Roma 1960, hombres y mujeres lo disputan.


El Comité Ejecutivo de Esgrima del Comité Paraolímpico Internacional administra la modalidad, que sigue las reglas de la Federación Internacional de Esgrima. Los principales cambios en las normas que el deporte sufrió desde entonces fueron formulados de acuerdo con el avance de las técnicas para fijar la silla de ruedas en el suelo.


Es prohibido el desplazamiento de los atletas por la pista de 4 x 1,5 metros durante las confrontaciones. En caso que uno de los esgrimistas se mueva, el combate es interrumpido. Solamente compiten personas con dificultades locomotoras. En Seúl 1988, un nuevo sistema de clasificación permitió integrar atletas con deficiencias causadas por amputación, parálisis cerebral, poliomielitis y paraplejía.

Los competidores pasan por pruebas que evalúan sus habilidades funcionales y capacidad muscular y según las cuales es atribuida una puntuación para relacionarlos en categorías.

Los equipamientos obligatorios para la práctica del deporte son la máscara, una chaqueta y guantes protectores. En los duelos de florete, arma más leve, hay una protección para las ruedas de la silla. En las disputas de espada, una cobertura metálica es utilizada para proteger las piernas y las ruedas.